La transparencia y las reclamaciones tributarias

En el ámbito estatal las reclamaciones contra los actos de aplicación de los tributos o de imposición de sanciones relativos a ellos se tramitan de forma obligatoria ante los Tribunales Económico-Administrativos (los TEA). La importancia de estos órganos es grande, pues con carácter previo a la vía judicial revisan la legalidad de las liquidaciones tributarias, actos recaudatorios y sanciones. Una vez analizado el expediente, los TEA emiten sus Resoluciones que estiman o desestiman las pretensiones del contribuyente.

Por tanto las Resoluciones de los TEA interpretan el Derecho y tienen efectos jurídicos, por lo que entran de lleno en lo establecido por el artículo 7.a) de la Ley de Transparencia (la Ley 19/2013, que entró en vigor hace un año). La consecuencia directa es que estas Resoluciones deben hacerse públicas, con las cautelas necesarias para garantizar el anonimato de los intervinientes. En el “Portal de la Transparencia” creado por dicha Ley figura el enlace a dos Bases de Datos de Resoluciones dictadas por el Tribunal Económico-administrativo Central (el TEAC). Estas Bases de Datos recogen unas 4.000 Resoluciones entre los años 2004 y 2013, período en el que, sin embargo, se dictaron unas 35.000 Resoluciones, como consta en las Memorias del TEAC. En los 10 últimos años más de 31.000 Resoluciones del TEAC permanecen ocultas y son por ello desconocidas por los ciudadanos (excepto claro está, por los propios interesados).Esto se agrava en lo relativo a los TEA Regionales y Locales, pues sus Resoluciones no se publican en sitio alguno. De las memorias del TEAC del decenio 2004-2013 calculamos que se han dictado algo más de 1.350.000 Resoluciones, que permanecen inaccesibles para los ciudadanos.

En resumen, de cada 1.000 Resoluciones dictadas por los TEA (Central, Regionales y Locales), tan solo se hace pública una (el uno por mil aproximadamente), y esta desproporción da idea de la magnitud del incumplimiento de la Ley de Transparencia. No queda aquí la cosa, pues en diversas Resoluciones el TEAC invoca sus propias Resoluciones ocultas y las cita para sustentar su criterio. Esto lo hemos comprobado en muchos casos, pudiendo citar varias Resoluciones de 2013, en las que el TEAC invoca lo dicho en otras previas de los años 2008 a 2012 que ¡no son públicas!

Además, de existir votos particulares se publica tan solo la Resolución pero omitiendo dicho voto particular, que permanece oculto. Esto se repite para los TEA Regionales y Locales, que muchas veces citan fallos del TEAC en Resoluciones ocultas. Además, por nuestra experiencia creemos que para su uso interno los TEA disponen de otras bases de datos “completas”, lo que justificaría el conocimiento de estas Resoluciones ocultas, cosa que sería ciertamente reprobable. El incumplimiento de la Ley de Transparencia provoca las siguientes consecuencias negativas para los ciudadanos:

  • Relativa al principio de igualdad en la aplicación de la ley: al desconocer el contenido de todas las Resoluciones del TEA correspondiente el contribuyente no puede saber si el razonamiento aplicado por el TEA es contrario al que se venía aplicando por dicho órgano en casos similares.
  • En materia sancionadora: al ignorar lo que dicen las Resoluciones ocultas de los TEA es muy difícil demostrar que la interpretación ha sido “razonable”, lo que sería motivo para anular la multa impuesta.
  • Además, cada fallo estimatorio de un TEA es una suerte de “reproche” a la Administración Tributaria anulando una liquidación, un acto recaudatorio o una sanción, y a los ciudadanos les interesa saber cuántas veces ésta se equivoca, la importancia de sus errores y también sus motivos.
  • La opacidad existente ha llevado a la propia AEAT a rechazar recursos cuestionando la existencia de las Resoluciones del TEAC citadas por el interesado, por no figurar en las Bases de Datos. Ante este panorama nos preguntamos qué ocurriría si las Sentencias de los Tribunales de Justicia se ocultasen al público. Seguro que esto provocaría un general rechazo, y creemos que este mismo razonamiento cabe extenderlo a la opacidad de las Resoluciones de los TEA, máxime cuando nuestra Administración hace promoción y continua gala del empleo de las nuevas tecnologías.

En opinión del que suscribe estas líneas es inexcusable que el Ministerio de Hacienda y AA.PP. cumpla ya con la Ley de Transparencia y haga públicas todas las Resoluciones de los TEA.

Artículo publicado en el diario Expansión y en la revista de la asociación de Propietaris de Catalunya, Balcó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>