Penal y Compliance

PENAL Y COMPLIANCE

“Somos especialistas en defender los intereses de nuestros clientes en el ámbito del derecho penal y de la prevención de delitos”
Álvaro García SánchezAsociado

Nuestro Despacho defiende los intereses de sus clientes en el ámbito del derecho penal socio-económico y empresarial, tanto desde el punto de vista de la acusación como de la defensa.

En la práctica, los delitos sobre los que defendemos los intereses de nuestros clientes son: delitos societarios, apropiación indebida, administración desleal, estafas, Insolvencias punibles, responsabilidad civil derivada del delito, responsabilidad penal de las empresas, blanqueo de capitales, delitos contra la Hacienda Pública y la Seguridad Social, falsedades documentales, delitos contra la propiedad industrial e intelectual, delitos contra los trabajadores, delitos medioambientales, etcétera.

Adicionalmente, ante las modificaciones del Código Penal de los años 2010 y 2015 en las que se introdujeron respectivamente la responsabilidad penal de las empresas y la posible exoneración mediante la elaboración de un protocolo de actuaciones y medidas para la prevención de delitos, desarrollamos e implantamos a nuestros clientes los protocolos de prevención de delitos y, en concreto:

– Analizamos el riesgo, en función de las actividades desarrolladas por las empresas para determinar los delitos que podrían cometerse en el seno de la empresa.

– Desarrollamos los protocolos que permitan evitar, o en todo caso, minimizar el riesgo de que se cometan.

– Diseñamos el canal de denuncia, el órgano de control autónomo y el sistema disciplinario requeridos por el Código Penal.

– Verificamos periódicamente el modelo de prevención de delitos, manteniéndolo actualizado.

Con los citados modelos, se crea una cultura corporativa de cumplimiento y los sistemas adecuados para que cada empresa se autorregule y con ello se minimice el riesgo de comisión de delitos. En definitiva, se trata de poner los medios adecuados para que si algún trabajador o colaborador de la empresa comete un delito, responda el infractor (persona física), evitando la responsabilidad penal de la empresa o, en todo caso, minimizando la misma.